sábado, 12 de marzo de 2016

De como un Gato cambio mi óptica del mundo...


El que se limita solo a ver, mantendrá su conciencia ciega, aislado del verdadero rostro del mundo, ese que maravillosamente le rodea, aun yo sabiendo estos conceptos, por tiempo indefinido lo olvido y caigo en el letargo de mi vacía vida diaria, afortunadamente despierto frecuentemente y renuevo mis avatares espirituales, porque hay una diferencia abismal entre ver, mirar y contemplar que debemos aprender no solo en teoría si no en la practica diaria, a partir de ahí la vida cambia enormemente, quizás sea algo de psicología básica la intuición y el deseo de contemplar, no se, últimamente he tratado de cambiar mi óptica personal del mundo por bien propio, en mi búsqueda personal sin fin, en mi vida diaria actuó con normalidad, socializo, trabajo y transito mientras mi mente se alimenta, analiza, procesa, cuando caigo en cuenta paso de ver a observar, de observar a contemplar, puede que piensen que es lo mismo pero nada mas alejado de realidad. Siempre estoy pendiente de mis experiencias personales, archivando, como esos antiguos contables con sus memorandos y carpetas apiladas donde han llevado un diario de sus cuentas y movimientos, solo que sin tanto caletre, no soy hombre de detalles, soy victima de grave mal del olvido de los mismos,  pero bueno recordando las experiencias que mas han marcado mi vida, mis cambios solo los noto yo porque son mi secreto social, mi crecimiento personal a partir del discernimiento.

Analicemos primero lo que podría ser la diferencia que hay entre las distintas ópticas del ser humano:
Ver: cuando vemos es solo eso, ver, solo hay impacto e indiferencia, nos sirve para el diario transitar, archivar recuerdos, y aunque es sumamente importante es vació, un sentido primario funcional.
Mirar: Cuando miramos hay intención, cuando hay sed de conocimiento, de descubrir, de saber de detalles, cuando miras a alguien a la cara para saber, analizar, su reacción, sus intensiones o deseos en su mirada, mirar es ver mas allá.
Contemplar: al contemplar intuyes la realidad, nos acerca a aquello que contemplamos, a las verdades mas profundas según nuestra óptica, un proceso de auto descubrimiento, no debemos reducir la contemplación a una forma de vida religiosa, se contempla para descubrir esencia, entender, trascender.

Aveces las epifanías suelen llegar de improviso, yo diría que en el momento indicado, cuando la mente esta preparada para ello, por minúscula que parezcan las cosas mas pequeñas o sencillas del mundo, pueden darte una clave importante en tu vida, los resultados pueden ser increíbles, los ejemplos ilimitados. Yo debo confesar que siempre me desagradaron los gatos, siempre me parecieron fastidiosos, incluso en algún momento llegue a golpear a uno que otro que intento acercarse a mi, cosa de lo que me arrepentiré eternamente, jamas preste atención alguna a semejante animal que me causaba incluso cierta aversión, no podía yo imaginar que ese sentimiento cambiaría de la forma en que ciertamente paso, hace años atrás estando yo sentado solo en casa de un amigo (no recuerdo cual, tampoco es importante) esperándolo, vi un gato pasearse cerca de mi en la sala de dicha casa, para ese entonces yo estaba apenas comenzando un proceso de cambio intelectual y espiritual enriquecedor que la lectura siempre me ha dado, muchas cosas en otro nivel eran nuevas para mi, sin saber porque repare en su caminar, sus movimientos, puede que suene tonto por ser algo aparentemente banal pero la contemplación cambia sin duda alguna las cosas, mire no se por cuanto rato aquello, me bebí divinamente aquella imagen, no había notado jamas el elegante estilo que tienen los felinos al caminar, la perfección de sus rasgos y movimientos, eso amigos míos fue una epifanía hermosa, porque me di cuenta de algo maravilloso que había tenido siempre delante de mi y simplemente despreciaba por no observar, pensé en aquel momento en lo leído hace tiempo en alguna vieja enciclopedia de esas que tienen de todo un poco de los 53 músculos que tiene en cada pata si mal no recuerdo (puede que me equivoque) lo increíblemente poderoso que son, pensé en su supuesto origen místico a partir de los egipcios (regalo de Enki a los egipcios según las leyendas), deduje, perfectos!!!

En un periodo de tiempo relativamente corto comprendí que los gatos eran animales increíbles y los acepte como tal, dejaron de desagradarme, obvio mi óptica cambio, yo no los vería nunca mas de la misma forma, luego empezaron a agradarme mas según se iba abriendo mi entendimiento, ocasionalmente he leído sobre ellos, visto vídeos simpáticos, lo que pueden llegar hacer, hasta llegar el punto de ser un amante frustrado de los gatos, confieso que amo esos animales, muchísimo, ¿por que frustrado? pues porque soy alérgico a ellos ¿da risa no? puedo tenerlos cerca e incluso acariciarlos, pero debo lavarme las manos después, si no mi nariz no me dejara en paz el resto del día, es triste pero es como es. El Punto es que a través de la contemplación pase de la aversión al amor, ya que luego me paso lo mismo al observar con igual o mas detenimiento las estrellas, el movimiento de las nubes, la luna o muchas otras cosas mas que siempre estuvieron ahí delante de mi y siempre les di la espalda, aun en mis infinitas imperfecciones hubo un cambio favorable en pro de lo que me rodea, se que muchos dicen odiar los gatos lo escucho frecuentemente, cada quien en su camino, yo recorro el mio ¿se imaginan el cambio radical en el mundo si mas personas experimentaran la contemplación de lo que les rodea? pasar de la indiferencia al descubrimiento emocionante que por tontas que parezcan son un peldaño importante en nuestra linea evolutiva, y algo tan inesperado como la majestuosidad de un gato cambio mi vida intelectualmente hablando.



Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.